El nuevo edificio del Teatro Argentino, fue el resultado del primer premio de un concurso nacional de anteproyectos en el año 1979, bajo los dictámenes del gobierno militar.

0 1979 09 23 recorte proyecto nuevo teatro.jpg

Fue adjudicado a los arquitectos platenses Enrique Barés, Tomás García, Roberto Germani, Inés Rubio de Germani, Alberto Sbarra y Carlos Ucar.

El criterio utilizado fue el de crear un centro destinado, no sólo a la ópera y a los conciertos, sino a todas las artes del espectáculo. Por lo tanto se previó una sala para ópera, conciertos, música de cámara y recitales, otra la para comedia de la provincia, y una tercera para microcine.

Los conceptos de los autores del trabajo ganador en su fundamentación establecían: “La reinserción del edificio del Teatro Argentino en el corazón del centro urbano” y planteaban la necesidad de una fuerte interacción con un entorno preexistente. Postulaban un edificio penetrable, trasvasable, con un alto nivel de vida urbana, integrando al marco histórico del eje urbano.

El proyecto contemplaba además una biblioteca musical especializada, discoteca, hemeroteca, cintoteca (registro de cintas gravadas) y sala de conferencias en el área pública del primer subsuelo.

0-1979-09-09-recorte-la-nacion-proyecto-nuevo-edificioSegún un extenso artículo, publicado en el diario La Nación en septiembre de 1979, la propuesta ganadora del proyecto contemplaba al espacio denominado como “Plaza (nivel urbano)” como zonificador e interrelacionador del conjunto: “emergiendo el teatro lírico sobre el mismo eje del viejo teatro” y por debajo el teatro de prosa, el microcine y el área cultural con la biblioteca y su sala de lectura, en un mismo nivel.

El primer subsuelo conformaban un núcleo de uso más cotidiano y de mayor informalidad, que desbordaban sobre dos plazoletas (los patios ingléses) y que posibilitaba un acceso directo desde el exterior. Al articular estas funciones se proponía que el hall (hoy Sala Emilio Pettoruti) fuera un espacio multifuncional que actúe a la vez como lugar de exposiciones transitorias.

Agregaba: “los talleres se desarrollan en el nivel inferior (-18 m) articulados alrededor de dos grandes patios ingleses, en relación directa con el montacargas”.

Cada una de las salas se resolvía acústicamente independiente, con ventilación e iluminación directa a los patios ingleses.

La Sala lírica

El proyecto de la nueva sala lírica mantuvo la solución clásica de la “sala alla italiana”, la tradicional herradura con palcos.

 

Anuncios